Nuestra Misión

La misión de la Fundación FELIPE RINALDI es generar cambios que posibiliten el desarrollo sostenible de los países más desfavorecidos de manera que permitan alcanzar unas estructuras sociales justas.  

 Asumimos que……

 “Generar cambios que posibiliten el desarrollo” implica trabajar en el Norte y en el Sur para contribuir a la erradicación de la pobreza, a través de la generación de capacidades y de la correcta distribución de la riqueza según la visión de desarrollo asumida por la Fundación.

 “Alcanzar unas estructuras sociales justas” supone colaborar en procesos en los que se fomenten valores como la igualdad, la participación, la independencia, la integridad, la pluralidad y la solidaridad bajo la premisa de compromiso continuo.

Todos estos procesos deben integrar la perspectiva de género, teniendo en cuenta las necesidades e intereses específicos de las mujeres y su aporte al desarrollo de sus comunidades, regiones y países.

Nuestra Visión

La Fundación FELIPE RINALDI asume el desarrollo como un proceso.

Nuestro referente es la definición de desarrollo humano del PNUD[1] por lo que lo entendemos como “el proceso de ampliación de las opciones y posibilidades de las personas en una determinada sociedad, aumentando las funciones y capacidades humanas. Representa un proceso a la vez que un fin. Este proceso incluye fundamentalmente el asegurar los elementos de los ámbitos sanitarios, educativo, social, económico, medioambiental, cultural, identitario e institucional que resulten necesarios para el cumplimiento pleno, íntegro y garantizado de los derechos humanos, civiles, políticos, sociales, económicos y culturales de toda su ciudadanía.

Este modelo de desarrollo implica la capacidad de ser mantenido y disfrutado también por las futuras generaciones”.

Como organización asumimos esta concepción de desarrollo y queremos:

  • Consolidar una visión de actuación que entienda el mundo como un lugar donde hombres y mujeres dispongan de recursos y oportunidades para desarrollarse individualmente y como comunidad, bajo condiciones de vida dignas y con perspectiva de futuro. El desarrollo pertenece a cada pueblo, que debe ser el protagonista de sus propios procesos generadores de cambios, diseñando y asumiendo la estrategia y el modelo que desean. Nuestra función será de apoyo y acompañamiento a este tipo de iniciativas como expresión de solidaridad que garantice la mejora de las condiciones de igualdad de los derechos de las personas.
  • Trabajar en el fortalecimiento institucional de los pueblos y su sociedad civil, promoviendo los derechos humanos y fomentando la participación democrática igualitaria entre hombres y mujeres.
  • Influir mediante la incidencia política y el trabajo en red en ámbitos de decisión políticos que afectan a la vida de las poblaciones vulnerables del Sur.
  • Fomentar la educación para el desarrollo y sensibilización de ciudadanía responsable y con conciencia crítica ante el modelo económico existente.
  •  

     

    [1] Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.